PRINCIPE DE PAZ




DESCARGAS QUE LLEGAN AL CORAZÓN
 
ÍndiceCalendarioFAQMiembrosRegistrarseConectarse
REGISTRATÈ Y PODRAS VER TODO EL FORO ENTERO
JESUCRISTO ES EL CAMINO LA VERDAD Y LA VIDA
LA IGLESIA DE CRISTO NO ES UN CARTEL DE LA PUERTA
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Últimos temas
»  discografia de antonio y eva ( remache)subido con mediafire.com
Lun Mayo 28, 2018 12:14 pm por PRECIOSO13

» EL HOMBRE QUE TOMÓ EN SERIO LA GLORIA DE DIOS: ELÍAS
Miér Mar 21, 2018 8:32 pm por PRECIOSO13

» Diccionario de la Biblia: Útil Para Interpretar la Biblia
Jue Dic 21, 2017 1:08 pm por frank1971

» CONCORDANCIA BIBLICA TEMATICA: AYUDA PARA EL OBRERO CRISTIANO
Lun Oct 02, 2017 8:40 pm por lucia

» LA santa Biblia-version reina valera 1960 PDF
Mar Sep 12, 2017 9:54 pm por g919v3r

» Biblia de estudio arco iris(cd rom)
Mar Sep 05, 2017 4:09 am por Hebron

» auxiliar biblico
Jue Ago 17, 2017 5:42 am por Anguzman

» BIBLIA DIARIO DE VIVIR-MEDIAFIRE
Jue Ago 17, 2017 5:35 am por Anguzman

» LA BIBLIA REVISION 1960(LIBRO)
Miér Ago 02, 2017 1:42 am por Alex25g@gmail.com

» EL CAMPO DE BATALLA DE LA MENTE (joycer meyer)"EXCELENTE "LIBRO
Vie Jul 28, 2017 5:09 pm por Erilhcoc

» Videos a petición de los usuarios para su descarga
Dom Jul 23, 2017 4:08 pm por Gitanofun

» EL LIBRO DE LOS MARTIRES(LIBRO)MEDIAFIRE
Mar Jul 18, 2017 2:48 pm por lossacais1943

» Francisco_Lacueva Doctrina_De Gracia.pdf(teologia)
Vie Jul 14, 2017 7:33 am por Anguzman

» LA BIBLIA PLENITUD
Mar Jul 11, 2017 8:43 pm por Anguzman

» DIOS ABRE PUERTAS
Mar Jul 04, 2017 7:40 pm por gamita

» HERMANO RAYO-DISCOGRAFIA RESUBIDO A MEDIAFIRE
Vie Abr 07, 2017 12:50 pm por ismaelmontes1993

» ANTONIO DE ALMORADI-SANTIDAD
Vie Abr 07, 2017 12:46 pm por ismaelmontes1993

» FRASES PARA REFLEXIONAR
Jue Sep 22, 2016 12:17 pm por lossacais1943

» Concordancia Bíblica Temática
Jue Jul 14, 2016 11:10 pm por brother joseph

Mejores posteadores
Borja
 
dauda.m
 
Gitanofun
 
lossacais1943
 
elbaza
 
manuel42
 
juan1964
 
sarah
 
josebv30
 
CRISTIANAS
 
Palabras claves
Hermano Fraskito David Berza pedro Choni
ANUNCIO
ESTE FORO NO ES CON ANIMO DE LUCROTODO SE HACE GRATUITAMENTE. DE LO QUE HAGAS EN LA TIERRA PASARAS CUENTAS EN EL CIELO. ES COMPARTIR PARA BENDECIR Y PARA USO PERSONAL NUNCA PARA VENDER O SACAR BENEFICIO. ESTE FORO NO APOYA LA PIRATERIA LA CONDENA.
Julio 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

 ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?

Ir abajo 
AutorMensaje
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:02 pm

El Dr.Fernado Saravi escribio:

Por otra parte, es sabido que Mateo 16,18 es un texto crucial en la justificación bíblica de los dogmas que establecen al obispo de Roma como Cabeza visible de la Iglesia.

Sin embargo, los textos patrísticos que he podido recopilar no muestran un consenso unánime de los Padres en este sentido, ni mucho menos.

He hallado textos de 30 Padres de la Iglesia, que expresan 40 opiniones sobre el texto en cuestión; la diferencia en los números de autores y el de opiniones se debe a que algunos Padres, notablemente Jerónimo y Agustín, expresan más de una interpretación en sus diferentes escritos.

La interpretación más común en los Padres es que la roca sobre la cual se edifica la Iglesia no es Pedro personalmente, sino la fe o confesión que hace Pedro.

Se alinean en esta postura Ambrosiáster, Pablo de Constantinopla, Hilario de Poitiers, Atanasio de Alejandría, Basilio el Grande, Gregorio de Nisa, Ambrosio de Milán, Dídimo el Ciego, Epifanio de Salamis, Juan Crisóstomo, Paladio de Helenópolis, Agustín de Hipona, Cirilo de Alejandría, Isidoro de Pelucio, Teodoreto de Ciro y Basilio de Seleucia, un total de 16 Padres.

A esto pueden añadirse las interpretaciones que consideran “rocas” todos los verdaderos discípulos de Cristo porque ellos confiesan lo mismo que Pedro, y aquí hallamos a Orígenes, Ambrosio de Milán y Agustín de Hipona, lo cual lleva el total a 20.

La segunda interpretación en frecuencia es la que considera a la Roca como Cristo mismo.

Es defendida por Tertuliano de Cartago, Afraates el Sirio, Jacobo de Nisbis, Eusebio de Cesarea, Juan Crisóstomo, Jerónimo, Agustín de Hipona, Casiodoro, Isidoro de Sevilla, Beda el Venerable y Juan de Damasco. Esto hace un total de 11 Padres.

Una opinión minoritaria dice que la Roca son todos los Apóstoles (así Jerónimo e Isidoro de Sevilla) . Otra, elaborada por Cipriano de Cartago, ve en el episcopado universal la roca sobre la que se fundamenta la Iglesia.

En uno de sus polémicos escritos, Tertuliano de Cartago afirmó que Pedro y solamente él, personalmente, es la roca.

No he podido hallar la opinión de que Pedro y sus sucesores en la figura de los obispos de Roma sean la roca en la literatura patrística antes de fines del siglo IV.

Dos Padres de dicha época que pueden invocarse a favor de esta posición son Jerónimo y Agustín. Sin embargo, es interesante que el primero la exprese en una carta dirigida precisamente al obispo de Roma, y el segundo en una carta escrita a propósito de una amenaza de cisma.

Además, en otros de sus escritos, Jerónimo expresa que la Roca es Cristo mismo, o que se trataba de Pedro y los demás los Apóstoles.
Asimismo Agustín, en sus Sermones y Exposiciones dice que:

(1) Pedro era la roca como figura de toda la Iglesia, es decir que, en su fe y también en su debilidad, representaba a todos los que componen el Cuerpo de Cristo (Sermón 26)

(2) Que la roca era Pedro, en cuanto permaneciera en la fe (Exp Salm 45:14)

(3) Que la roca era la confesión de Pedro (Sermón 229P).

(4) Que la Roca era Cristo mismo (Exp Salm 61:3)

De modo que el ilustre obispo de Hipona y Doctor de la Iglesia no parece haber tenido una interpretación única de este versículo.

En definitiva, el único de los Padres que de manera consistente sostiene que la roca era Pedro personalmente y sus sucesores en la persona de los Obipos de Roma, es precisamente un Obispo de Roma, León Magno, a mediados del siglo V.

Por tanto, parece difícil evitar la conclusión de que en este caso en particular, la interpretación oficial católica no cuenta, ni con mucho, con el consenso unánime de los Padres.

La única razón que puede aducirse es que el Magisterio hoy la cree. Es decir, debe ser cierto, sólo porque Roma lo dice y, como todos saben, "ella no puede equivocarse".


(Dr.Fernando Saravi ?Que Dicen sobre Mateo 16:18?)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:03 pm

Mateo 16,18 en los Padres de los siglos II y III


Tertuliano de Cartago (c. 160-220)

Si, porque el Señor le dijo a Pedro, «Sobre esta roca edificaré mi Iglesia», «a ti te he dado las llaves del reino celestial», o «cualquier cosa que hayas atado o desatado en la tierra, será atada o desatada en los cielos», tú por tanto supones que el poder de atar y desatar se ha derivado hacia ti, es decir, a toda Iglesia similar a Pedro, ¿qué clase de hombre eres, subvirtiendo y cambiando totalmente la intención manifiesta del Señor, confiriendo (como lo hizo aquella intención) esto personalmente a Pedro? «Sobre ti», dice, «edificaré mi Iglesia»; y «Te daré las llaves a ti», no a la Iglesia; y «lo que desatares o atares», no lo que «ellos hayan desatado o atado». Pues así enseña el resultado junto con esto. En (Pedro) mismo la Iglesia fue criada; esto es, a través de (Pedro) mismo; él mismo probó la llave; tú ves cuál: «Hombres de Israel, dejad que lo que digo penetre en vuestros oídos: Jesús Nazareno, hombre destinado por Dios para vosotros», y así. (Pedro) mismo, por tanto, fue el primero en despejar, en el bautismo de Cristo, la entrada al reino celestial, en el cual son desatados los pecados que estaban antes atados; y aquellos que no han sido desatados son atados, según la verdadera salvación...
Sobre la Modestia, 21 (ANF 4:99)

Otra vez, Él cambia el nombre de Simón a Pedro ... Pero, ¿por qué Pedro? Si era por el vigor de su fe, había muchos materiales sólidos los cuales podrían prestar su nombre a causa de su fuerza. ¿Fue porque Cristo era tanto una roca como una piedra? Pues leemos que fue puesto «como piedra de tropiezo y roca de contención».
Contra Marción, IV, 13 (ANF 3:365)

Orígenes de Alejandría (c. 185-c.254)

Y si nosotros también hemos dicho como Pedro, «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente», no como si carne y sangre nos lo hubiese revelado, sino por la luz del Padre en los cielos habiendo resplandecido en nuestro corazón, nos tornamos un Pedro, y a nosotros nos podría decir el Verbo, «Tú eres Pedro», etc. Pues es una roca cada discípulo de Cristo de quien bebieron aquellos que bebieron de la roca espiritual que los seguía, y sobre cada roca así se construye toda palabra de la Iglesia, y la constitución que corresponde a ella; pues en cada uno de los perfectos, quienes poseen la combinación de palabras y actos y pensamientos que llenan la bendición, la Iglesia es construida por Dios.
Comentario sobre Mateo, 10 (ANF 10:456)

La promesa dada a Pedro no es restringida a él, sino aplicable a todos los discípulos como él.
Pero si supones que sobre este Pedro solamente toda la Iglesia es construida por Dios, ¿qué dirías sobre Juan el hijo del trueno o de cada uno de los Apóstoles? ¿Nos atreveremos, de otro modo, a decir que contra Pedro en particular no prevalecerán las puertas del Hades, pero que prevalecerán contra los otros Apóstoles y los perfectos? ¿Acaso el dicho previo, «las puertas del Hades no prevalecerán contra ella», no se sostiene con respecto a todos y en el caso de cada uno de ellos? ¿Y también el dicho, «Sobre esta roca edificaré mi Iglesia?» ¿Son las llaves del reino de los cielos dadas por el Señor a Pedro solo, y ningún otro de los benditos las recibirá? Pero si esta promesa, «Te daré las llaves del reino de los cielos» es común con los otros, ¿cómo no lo serán también todas las cosas de las que previamente se habló, y las cosas que están subordinadas como habiendo sido dirigidas a Pedro, ser comunes para ellos? Pues en este lugar estas palabras parecen haber sido dirigidas como sólo a Pedro ... Pero en el Evangelio de Juan, el salvador habiendo dado a los discípulos el Espíritu Santo soplando sobre ellos, dijo, «Recibid el Espíritu Santo»...
«Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente». Y si alguno le dice esto a Él ... obtendrá las cosas que fueron habladas conforme a la letra del Evangelio a aquel Pedro, pero, como el espíritu del Evangelio enseña, a todo el que se torna tal como era Pedro. Pues llevan el sobrenombre de «roca» todos los que son imitadores de Cristo, esto es, de la roca espiritual que seguía a quienes estaban siendo salvados, para que puedan beber de ella [en] la sequía espiritual. Pero éstos llevan el sobrenombre de la roca tal como lo hace Cristo. Pero también como miembros de Cristo que derivan su sobrenombre de Él ellos son llamados cristianos, y de la roca, Pedro.
Y también en relación con Sus otros nombres, los aplicarás a modo de sobrenombre a los santos; y a todos los tales se les puede decir la declaración de Jesús: «Tú eres Pedro», etc., hasta las palabras [no] «prevalecerán contra ella». Pero ¿qué es el «ella»? ¿Es la roca sobre la cual Cristo construye la Iglesia, o es la propia Iglesia? Pues la frase es ambigua. ¿O es como si la roca y la Iglesia fuesen una misma cosa? Yo creo que esto es lo cierto; pues ni contra la roca sobre la que Cristo construye la Iglesia, ni contra la Iglesia, prevalecerán las puertas del Hades...
Comentario sobre Mateo XII, 11 (ANF 10:456)

Cipriano de Cartago (c. 200- 258)

Nuestro Señor, cuyos preceptos y admoniciones debemos observar, describiendo el honor de un obispo y el orden de Su Iglesia, habla en el Evangelio, y le dice a Pedro: «Te digo a ti, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino del cielo, y lo que atases en la tierra, será atado en el cielo, y lo que desatares en la tierra, será desatado en el cielo». De aquí, a través de los cambios de tiempos y sucesiones, el ordenamiento de los obispos y el plan de la Iglesia fluye hacia delante; de modo que la Iglesia está fundada sobre los obispos, y cada acto de la Iglesia está controlado por estos mismos gobernantes.
Epístolas 26:1 (ANF 5:305)

Y el Señor también en el Evangelio, cuando los discípulos lo abandonaron mientras él hablaba, tornándose hacia los doce, dijo «¿también vosotros os iréis?»; entonces Pedro le respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes la palabra de vida eterna; y creemos, y estamos seguros, de que eres el Hijo del Dios viviente». Aquí habla Pedro, sobre quien la Iglesia había de ser edificada, enseñando y mostrando en el nombre de la Iglesia, que aunque una rebelde y arrogante multitud de aquellos que no oirían ni obedecerían pudiera apartarse, aun así la Iglesia no se apartará de Cristo; y son la Iglesia quienes forman un pueblo unido al sacerdote, y el rebaño que se adhiere a su pastor.
Epístolas 68:8 (ANF 5:374)

El Señor le dijo a Pedro: Te digo (dijo Él) que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino del cielo, y lo que atases en la tierra, será atado en el cielo, y lo que desatares en la tierra, será desatado en el cielo (Mateo 16:18-19). A él de nuevo, después de Su resurrección, le dice:, Alimenta mis ovejas. Sobre él siendo uno, edifica Su Iglesia; y aunque Él da a todos los Apóstoles un poder igual, y dice: Como mi Padre me envió, así también yo os envío; recibid el Espíritu Santo; a quienes les remitáis los pecados, les serán remitidos, y a quienes se los retengáis, les serán retenidos (Juan 20:21); - empero para manifestar unidad, Él por su propia autoridad ha colocado así la fuente de la misma unidad, como para comenzar de uno. Ciertamente los otros Apóstoles también eran lo que era Pedro, dotados de un igual compañerismo de honor y poder; pero se hace un comienzo desde la unidad, para que la Iglesia pueda presentarse como una; la cual una Iglesia, en el Cantar de los Cantares, el Espíritu Santo designa y nombra en la Persona de nuestro Señor: Mi paloma, Mi inmaculada, no es sino una; ella es la única de su madre, elegida de ella que la concibió (Cantares 9:6).
Sobre la unidad de la Iglesia 3-4 (ANF 5:672)

(Dr.Fernando Saravi ?Que dicen sobre Mateo 16:18?)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:07 pm

Mateo 16,18 en los Padres del siglo IV
(Parte 1 de 2)

Afraates el Sirio (principios del siglo IV)

La fe ... es como una construcción que se construye de muchas piezas de artesanía y así su edificio se eleva hasta la cima. Y sabed, mis amados, que en los fundamentos del edificio se colocan piedras, y así descansando sobre piedras, todo el edificio se eleva hasta que es perfeccionado. Así también la verdadera Piedra, nuestro Señor Jesucristo, es el fundamento de toda fe. Y en Él, en (esta) Piedra, se basa la fe. Y descansando sobre la fe toda la estructura se eleva hasta ser completada. Pues es el fundamento lo que constituye el principio de todo el edificio. Pues cuando alguien es traído cerca de la fe, es puesto por él sobre la Piedra, es decir nuestro Señor Jesucristo. Y Su edificio no puede ser zarandeado por las olas, ni dañado por los vientos. Por los embates de la tormenta no se cae, porque su estructura está levantada sobre la roca de la verdadera Piedra. Y en que he llamado a Cristo la Piedra, no he hablado mi propio pensamiento, sino que los Profetas le llamaron de antemano la Roca.
Y ahora oíd lo concerniente a la fe que es basada sobre la Piedra, y lo concerniente a la estructura que se levanta sobre la Piedra ... Así también que el hombre quien se torna una casa, sí, una morada para Cristo, preste atención a lo que se necesita para el servicio de Cristo, quien se aloja en él, y con qué cosas puede complacerle. Pues primero él construye su edificio sobre la Piedra, la cual es Cristo. Sobre Él, sobre la piedra, se edifica la fe ... Todas estas cosas demanda la fe que está basad en la roca de la verdadera Piedra, es decir Cristo. Y si por ventura dijeses: «Si Cristo está puesto por fundamento, ¿cómo es que Cristo también mora en el edificio cuando éste se completa?» Pues el bendito Apóstol dijo ambas cosas. Pues dijo: «Yo como perito arquitecto he puesto el fundamento». Y allí él definió el fundamento y lo hizo claro, pues dijo como sigue: «Ningún hombre puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Cristo Jesús» ... Y por tanto se cumple aquella palabra, que Cristo mora en los hombres, a saber, en aquellos que creen en Él, y Él es el fundamento sobre el cual se levanta todo el edificio.
Demostraciones Selectas, 1:2-6,13, 19

Jacobo de Nisbis (principios del siglo IV)

La fe está compuesta y compactada de muchas cosas. Es como un edificio, porque se construye y completa con mucha esperanza. No ignoras que se ponen grandes piedras en los fundamentos de un edificio, y entonces todo lo que es edificado encima tiene sus piedras unidas entre sí, y así se eleva hasta que se completa la obra. Así, de toda nuestra fe, nuestro Señor Jesucristo es el firme y verdadero fundamento; y sobre esta roca se establece nuestra fe. Por tanto, cuando alguno ha venido a la fe, es puesto sobre una roca firme, la cual es nuestro Señor Jesucristo. Y, a llamar a Cristo una roca, no digo nada por mí mismo, pues los profetas lo han llamado antes una roca.
Sermón 1, Sobre la Fe 1,13

Ambrosiaster (siglo IV)

Pablo escribe sobre las órdenes eclesiásticas; aquí se ocupa de los fundamentos de la Iglesia. Los profetas prepararon, los apóstoles establecieron los fundamentos. Por lo cual el Señor le dice a Pedro: «Sobre esta roca edificaré mi Iglesia», esto es, sobre la confesión de fe católica estableceré en vida a los fieles.
Comentario sobre Efesios (PL 17:380)

Eusebio de Cesarea (c. 260-340)

Empero, no errarás en absoluto del ámbito de la verdad si supones que «el mundo» es en realidad la Iglesia de Dios, y que su «fundamento» es en el primer lugar, aquella inefablemente sólida roca sobre la cual está fundada, como dice la Escritura: «Sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella»; y en otra parte: «La roca, además, era Cristo». Pues, como el Apóstol indica con estas palabras: «Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Cristo Jesús». Entonces, también, luego del Salvador mismo, puedes rectamente juzgar que los fundamentos de la Iglesia son las palabras de los profetas y los apóstoles, de acuerdo con la afirmación del Apóstol: «Edificada sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular».
Comentario sobre los Salmos (PG 23:173, 176)

Pablo de Constantinopla (= Pablo de Emesa, m. 350)

Sobre esta fe la Iglesia de Dios ha sido fundada. Con esta expectativa, sobre esta roca el Señor Dios colocó los fundamentos de la Iglesia. Cuando, entonces, el Señor estaba yendo a Jerusalén, les preguntó a los discípulos, diciendo: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?» Los apóstoles dicen: «Algunos que Elías, otros que Jeremías, o uno de los profetas». Y Él dice, pero vosotros, esto es, mis elegidos, vosotros que me habéis seguido por tres años, y han visto mi poder, y milagros, y presenciaron caminando sobre el mar, quienes han compartido mi mesa, «¿Quién decís que soy?» Instantáneamente, el Corifeo de los apóstoles, la boca de los discípulos, Pedro, «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente».
Homilía sobre la Natividad

Hilario de Poitiers (c. 315-367)

Una creencia de que el Hijo de Dios es Hijo sólo de nombre, y no en naturaleza, no es la fe de los Evangelios y de los Apóstoles ... por lo cual pregunto, ¿fue que el bendito Simón bar-Jonás le confesó, Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente? ... Si Él era Hijo por adopción, ¿en dónde descansa la bendición de la confesión de Pedro, la cual ofreció un tributo al Hijo para el cual, en este caso, no hubiese tenido más derecho que cualquier miembro de la comunidad de los santos? La fe del Apóstol penetró en una región cerrada al razonamiento humano... Y esta es la roca de confesión sobre la cual la Iglesia se edifica ... que Cristo no debe ser solamente nombrado, sino creído, como Hijo de Dios.
Sobre la Trinidad, VI,36 (NPNF2 9:111)

Esta fe es aquella que es el fundamento de la Iglesia; a través de esta fe las puertas del infierno no pueden prevalecer contra ella. Esta es la fe que tiene las llaves del reino de los cielos. Cualquier cosa que esta fe haya desatado o ligado en la tierra será desatada o ligada en el cielo ... La razón misma por la cual él es bendecido es que confesó al Hijo de Dios. Esta es la revelación del Padre, este es el fundamento de la Iglesia, esta es la seguridad de la permanencia de ella. De aquí que ella tiene las llaves del reino de los cielos, de aquí el juicio en el cielo y el juicio en la tierra ...
Sobre la Trinidad, VI,37 (NPNF2 9:112)

Así nuestro único inconmovible fundamento, nuestra única bendita roca de fe, es la confesión de la boca de Pedro, Tú eres el Hijo del Dios viviente. Sobre ella podemos basar una respuesta a toda objeción con la cual el ingenio pervertido o la amarga traición puedan atacar la verdad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:07 pm

Mateo 16,18 en los Padres del siglo IV
(Parte 2 de 2)

Atanasio de Alejandría (c. 297- 373)

Por esto debemos buscar antes que todas las cosas, si Él es Hijo, y sobre este punto escudriñar especialmente las Escrituras: «pues esto fue, cuando los apóstoles fueron preguntados, que Pedro respondió, diciendo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente” ... esta es la verdad y el principio soberano de nuestra fe ... Y como Él es un fundamento, y nosotros piedras construidas sobre él ... La Iglesia está firmemente establecida; está fundada sobre la roca, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella ... Y porque esta es la fe de la Iglesia, que ellos de alguna manera entiendan que el Señor envió a los Apóstoles y les mandó hacer de esto el fundamento de la Iglesia.
Cuatro Cartas a Serapión 1:28.

Basilio el Grande (330-379)

Y la casa de Dios, ubicada en los picos de las montañas, es la Iglesia según la opinión del Apóstol. Pues él dice que uno debe saber «cómo comportarse en la casa de Dios». Ahora, los fundamentos de esta Iglesia están sobre las montañas sagradas, ya que está construida sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. Una de estas montañas era ciertamente Pedro, sobre la cual roca el Señor prometió construir su Iglesia. Verdaderamente por cierto y por el mayor derecho son las almas sublimes y elevadas, almas que se elevan sobre las cosas terrenales, llamadas «montañas». El alma del bendito Pedro fue llamada una alta roca porque él tenía un fuerte asidero en la fe y soportó constante y valientemente los golpes inflingidos por las tentaciones. Todos, por tanto, quienes han adquirido un entendimiento de la divinidad – por causa de la amplitud de la mente y de aquellas acciones que proceden de ella- son los picos de las montañas, y sobre ellos se edifica la casa de Dios.
Comentario sobre el Profeta Isaías, 2:66 (PG 30:233)

Gregorio de Nisa (c. 330-c. 395)

La calidez de nuestras alabanzas no se extienden a Simón [Pedro] en cuanto él era un pescador; más bien se extiende a su firme fe, la cual es al mismo tiempo el fundamento de toda la Iglesia.
Panegírico sobre San Esteban (PG 46:733)

Ambrosio de Milán (c. 337-397)

La fe, pues, es el fundamento de la Iglesia, pues no fue dicho de la carne de Pedro (su persona), sino de su fe, que «las puertas del Hades no prevalecerían contra ella» ... ¡Haz un esfuerzo, por tanto, en ser una roca! ¡No busques la roca fuera de ti, sino dentro de ti! Tu roca es tu obra, tu roca es tu mente. Sobre esta roca se construye tu casa. Tu roca es tu fe, y la fe es el fundamento de la Iglesia. Si eres una roca, estarás en la Iglesia, porque la Iglesia está sobre una roca. Si estás en la Iglesia las puertas del infierno no prevalecerán contra ti.
Comentario sobre Lucas VI,98 (CSEL 32:4)

Dídimo el Ciego (c. 318-398)

Cuán poderosa es la fe de Pedro y su confesión de que Cristo es el Dios unigénito, el Verbo, el verdadero Hijo de Dios, y no meramente una criatura. Aunque él vio a Dios sobre la tierra vestido de carne y sangre, Pedro no dudó, pues estaba dispuesto a recibir lo que «carne y sangre no te han revelado». Más aún, reconoció al consubstancial y coeterno retoño de Dios, glorificando de este modo aquella raíz increada, aquella raíz sin comienzo, la cual le había revelado la verdad. Pedro creyó que Cristo era una misma deidad con el Padre; y así fue llamado bendito por aquel quien solo es el bendito Señor. Sobre esta roca la Iglesia fue construida, la Iglesia a la cual las puertas del infierno –esto es, los argumentos de los herejes- no vencerán.
Sobre la Trinidad, I, I,30 (PG 39:416)

Epifanio de Salamis (c. 315-403)

Esto es, ante todo, porque él confesó que «Cristo» es «el Hijo del Dios viviente», y se le dijo, «Sobre esta roca de fe segura edificaré mi Iglesia» -pues él claramente confesó que Cristo es el verdadero Hijo.
Panarion, II-III

Juan Crisóstomo (c. 347-407)

Por tanto Él añadió esto, «Y te digo, tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia; esto es, sobre la fe de su confesión ... Pues Cristo no le añadió nada más a Pedro, sino que como si su fe fuera perfecta, dijo, que sobre esta confesión Él edificaría la Iglesia, pero en el otro caso [Juan 1:49-50] no hizo nada parecido, sino lo contrario ...
Homilías sobre el Evangelio de Juan XXI,1 (NPNF 14:73)

Su significado [1 Cor 3:11] es este: He predicado a Cristo, os he entregado el fundamento. «Pues ningún otro fundamento puede un hombre poner, que aquel que está puesto». Sobre éste entonces edifiquemos, y como un fundamento adhirámonos a él, como una rama a una viña; y que no haya distancia entre nosotros y Cristo.
Homilías sobre 1 Corintios VIII, ver. 11 (NPNF 12:47)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:08 pm

Mateo 16,18 en los Padres del siglo V
(Parte 1 de 2)

Jerónimo (342-420)

Empero, aunque tu grandeza me aterra, tu amabilidad me atrae. Del sacerdote demando el cuidado de la víctima, del pastor la protección debida a las ovejas ... Mis palabras son dirigidas al sucesor del pescador, al discípulo de la cruz. Así como no sigo a otro líder que a Cristo, no comulgo con otro que con vuestra bendición, esto es, con la cátedra de Pedro. ¡Pues esta, yo sé, es la roca sobre la cual se edifica la Iglesia! Esta es la sola casa donde el cordero pascual puede justamente ser comido. Esta es el arca de Noé, y quien no se encuentre en ella perecerá cuando prevalece el diluvio.
Carta al papa Dámaso, XV, 2 (NPNF2 6:1

Si, entonces, el Apóstol Pedro, sobre quien el Señor ha fundado la Iglesia, ha dicho expresamente que la profecía y la promesa del Señor fueron entonces y allí cumplidas, ¿cómo podemos afirmar otro cumplimiento por nuestra cuenta?
Epístola a Marcela XLI, 2 (NPNF2 6:55)

Pero, dices, la Iglesia fue fundada sobre Pedro: aunque en otra parte lo mismo se atribuye a todos los Apóstoles, y ellos reciben todos las llaves del reino del cielo, y la fuerza de la Iglesia depende de todos ellos por igual, empero uno de entre los doce es escogido de modo que cuando una cabeza hubo sido dispuesta, no hubiese ocasión para cisma. ¿Pero por qué no fue elegido Juan, que era virgen? Se le prestó deferencia a la edad, porque Pedro era el mayor: uno que era joven, casi diría un muchacho, no podía ser puesto por sobre hombres de edad avanzada; y un buen maestro que estaba dispuesto a quitar toda ocasión de contienda entre sus discípulos ... no ha de pensarse que daría causa de envidia contra el joven que había amado... Pedro es un Apóstol, y Juan es un Apóstol; pero Pedro es solamente un Apóstol, mientras que Juan es un Apóstol, y un Evangelista, y un profeta. Un Apóstol, porque escribió a las Iglesias como maestro; un Evangelista, porque compuso un Evangelio, cosa que ningún otro de los Apóstoles, excepto Mateo, hizo; un profeta, porque vio en la isla de Patmos, donde había sido exiliado por el emperador Domiciano como un testigo del Señor, un Apocalipsis conteniendo los ilimitados misterios del futuro... El escritor virgen expuso misterios que no pudo exponer el casado, y para resumir brevemente todo y mostrar cuán grande fue el privilegio de Juan, la Madre virgen fue confiada por el Señor virgen al discípulo virgen.
Contra Joviniano I, 26 (NPNF2 6:366)

El fundamento singular que el arquitecto apostólico puso es nuestro Señor Jesucristo. Sobre este estable y firme fundamento, el cual ha sido depositado sobre terreno sólido, se edifica la Iglesia de Cristo ... Pues la Iglesia fue fundada sobre una roca ... sobre esta roca el Señor estableció su Iglesia; y el Apóstol Pedro recibió su nombre de esta roca (Mt 16,1 ... Ella, que con una firme raíz está fundada sobre la roca, Cristo, la Iglesia católica, es la única paloma; ella se yergue como la perfecta, y cercana a Su diestra, y nada siniestro tiene en ella ... La roca es Cristo, quien concedió a sus discípulos que ellos también fuesen llamados rocas, «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia».
Comentario sobre Mateo 7:25; Epístola 65:15; Sobre Amós VI,12-13

Paladio de Helenópolis (c. 365-425)

«¿Vosotros, empero, quién decís que soy?» No todos respondieron, sino solamente Pedro, interpretando la mente de todos: «Tú eres el Cristo, Hijo del Dios viviente». El Salvador, aprobando la corrección de esta respuesta, habló, diciendo: «Tú eres Pedro, y sobre esta roca» -esto es, sobre esta confesión- «edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella».
Diálogo sobre la vida de Juan Crisóstomo (PG 47:4

Nilo de Ancira (m. hacia 430)

Si, más aún, se significa un hombre del Señor, el primero en ser comparado con el oro sería Cefas, cuyo nombre es, interpretado, «roca». Este es el más alto de los Apóstoles, también llamado Cefas, quien proveyó en su confesión de fe el fundamento para la edificación de la Iglesia.
Comentario sobre el Cantar de los Cantares (PG 87 [ii]: 1693)

Agustín de Hipona (354-430)

Pues si la sucesión lineal de obispos ha de ser tomada en cuenta, ¡con cuántos más certeza y beneficio para la Iglesia reconocemos hacia atrás hasta que llegamos a Pedro mismo, a quien, como llevando en una figura a toda la Iglesia, el Señor dijo: «Sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella»! El sucesor de Pedro fue Lino, y sus sucesores en una continuidad inquebrantada fueron estos...
Epístola a Generoso , LIII,2 (NPNF2 12:298)

El Evangelio que ha sido leído recién ... nos da a entender que el mar es el mundo presente, y el Apóstol Pedro el tipo de la única Iglesia. Pues Pedro, primero en el orden de los Apóstoles, y en el amor de Cristo, adelantadísimo, responde a menudo solo por todo el resto. De nuevo, cuando el Señor Jesucristo preguntó, “Pero ¿quién decis vosotros que soy?” Pedro respondió “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Uno dio la respuesta por muchos, Unidad en la multiplicidad. Entonces le dijo el Señor, “Bendito eres tú, Simón bar Jonás, porque carne y sangre no te lo ha revelado, sino mi Padre que está en el cielo”. Entonces agregó “Y te digo a ti” . Como si Él hubiera dicho, “Porque tú me lo dijiste a mí, « eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente», yo también te digo «Tú eres Pedro»”. Pues antes él era llamado Simón. Ahora, este nombre de Pedro le fue dado por el Señor, y esto en una figura, que él significaba la Iglesia. Pues viendo que Cristo es la Roca (Petra), Pedro es el pueblo cristiano. Pues la roca (Petra) es el nombre original. Por tanto, Pedro es así llamado por la roca, no la roca por Pedro; al igual que Cristo no es llamado Cristo por los cristianos, sino los cristianos por Cristo. “Por tanto”, dijo, “tú eres Pedro; y sobre esta Roca” que tú has confesado, sobre esta Roca que has reconocido, diciendo “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente, edificaré mi Iglesia”. Te construiré a ti sobre mí, no a mí sobre ti.

A continuación Agustín trata del incidente registrado unos pocos versículos más adelante, en Mateo 16:22ss, donde cuando el Señor anuncia su pasión, Pedro trata de persuadirlo, y Jesús le dice “Apártate de mí, Satanás, porque me eres tropiezo”. El obispo de Hipona prosigue:

Distingamos, mirándonos a nosotros mismos en este miembro de la Iglesia, lo que es de Dios y lo que es nuestro. Pues entonces no vacilaremos, entonces estaremos fundados sobre la Roca, entonces estaremos fijos y firmes contra los vientos, y tormentas, y corrientes, las tentaciones, quiero decir, de este mundo presente. Empero ved a este Pedro, quien era entonces nuestra figura; ahora confía, ahora vacila; ahora confiesa al Inmortal, y ahora tema que Él muera. ¿Por qué? Porque la Iglesia de Cristo tenía tanto débiles como fuertes ... En que Pedro dijo “Tú eres el Cristo, el hijo del Dios viviente” representa a los fuertes”; pero en que vacila, y no admite que Cristo pueda sufrir, en temer la muerte de Él, y no reconocer la vida, él representa a los débiles de la Iglesia. En aquel un Apóstol, entonces, esto es Pedro, en el orden de los Apóstoles primero y principal, en quien la Iglesia estaba figurada, ambas clases estaban representadas, esto es, tanto los fuertes como los débiles; porque la Iglesia no existe sin ambos.
Sermón 26.

Cristo, como ves, edificó su Iglesia no sobre un hombre sino sobre la confesión de Pedro. ¿Cuál es la confesión de Pedro? «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente». Aquí está la roca para vosotros, aquí el fundamento, aquí es donde la Iglesia ha sido construida, la cual las puertas del inframundo no pueden conquistar.
Sermón 229P.1

De aquí que Él amoneste así a Pedro cuando éste le dio mal consejo. Pues el Señor, cuando estaba a punto de sufrir por nuestra salvación, también anunció lo que habría de ocurrir concerniente a aquella misma Pasión; y Pedro dice, «¡Lejos esté esto de Ti!, ¡Dios no lo permita!, ¡Esto no será!» ... Pero el Señor, para hacerlo que no fuera delante de Él, sino siguiéndole, dices, «¡Apártate de mí, Satanás!» Es por esta razón que dijo «Satanás», porque estás pretendiendo ir delante de Él, a quien debes seguir; pero si estás detrás, si lo sigues a Él, no serás de aquí en adelante «Satanás». ¿Qué entonces? «Sobre esta Roca edificaré mi Iglesia».
Exposiciones sobre Salmos 40:24 (NPNF 8:127)

Pero inmediatamente cuando el Señor comenzó a hablar de Su Pasión, él temió que pereciese por muerte, en tanto que nosotros mismos habríamos de perecer a menos que Él muriese; y dijo: «Lejos de ti, oh Señor, está no será hecho». Y el Señor, a aquel a quien poco antes le había dicho, «Benditos eres, y sobre esta Roca edificaré mi Iglesia», le dijo, «Apártate de mí, Satanás, porque eres una ofensa para mí». ¿Por qué entonces es «Satán» aquel que poco antes era «bendito» y una «Roca»? «Porque no saboreas las cosas que son de Dios», dijo Él, «sino aquellas que son del hombre». Un poco antes él saboreaba las cosas que son de Dios: porque «no te lo ha revelado carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos». Cuando [Pedro estaba] en Dios, alabó su discurso, no Satán sino Pedro, de petra; pero cuando [estaba] en sí mismo y desde la enfermedad humana, el amor carnal del hombre, el cuál sería un impedimento para su propia salvación, y la del resto, es llamado Satán. ¿Por qué? Porque pretendía ir delante del Señor, y darle consejo terrenal al Líder celestial... Tú dices, «Lejos esté» y tú dices, «Oh, Señor»; ciertamente si Señor es Él, sabe lo que hace, sabe lo que dice. Pero tú deseas guiar a tu Líder, enseñar a tu maestro, mandar a tu Amo, escoger por Dios: has ido demasiado lejos, retrocede...
Exposiciones sobre Salmos 45:14 (NPNF 8:222-223)

Si en Él hemos sido tentados, en Él vencemos al diablo ... «Sobre la Roca me has exaltado Tú». Ahora por tanto percibimos aquí quién está clamando desde los confines de la tierra. Traigamos a la mente el Evangelio: «Sobre esta Roca edificaré mi Iglesia». Por tanto clama desde los confines de la tierra Ella, quien Él había querido que fuese construida sobre una Roca. Pero para que la Iglesia pudiese ser edificada sobre la Roca, ¿quién fue hecho tal Roca? Escucha a Pablo diciendo: «Pero la Roca era Cristo». En Él entonces hemos sido edificados. Por esta razón aquella Roca sobre la cual hemos sido edificados, primero había sido azotada con vientos, inundación, lluvia, cuando Cristo estaba siendo tentado por el diablo. Ved sobre qué firmeza Él ha querido establecerte. Con razón nuestra voz no es en vano, sino que es escuchada con atención: pues en grande esperanza hemos sido dispuestos: «Sobre la Roca me has exaltado».
Exposiciones sobre Salmos 61:3 (NPNF 8:249)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:09 pm

Mateo 16,18 en los Padres del siglo V
(Parte 2 de 2)

Cirilo de Alejandría (m. 444)

Pero ¿por qué decimos que ellos son «fundamentos de la tierra»? Pues Cristo es el fundamento y la base inconmovible de todas las cosas ... Pero los siguientes fundamentos, aquéllos más cercanos a nosotros, puede entenderse que son los apóstoles y evangelistas, aquellos testigos oculares y ministros de la Palabra quienes se han levantado para el fortalecimiento de la fe. Pues cuando reconocemos que sus propias tradiciones deben ser seguidas, servimos a una fe que es verdadera y no se desvía de Cristo. Pues cuando [Pedro] sabia y osadamente confesó su fe a Jesús diciendo, «Tú eres Cristo, Hijo del Dios viviente», Jesús le dijo al divino Pedro, «Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia». Ahora, por la palabra «roca» Jesús indicó, creo, la inamovible fe del discípulo...
Comentario sobre Isaías IV,2 (PG 70:940)

«Y te digo, tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella». El apodo, creo, llama a ninguna otra que a la inconmovible y muy firme fe del discípulo «una roca», sobre la cual la Iglesia fue fundada y hecha firme y permanece continuamente inexpugnable aun con respecto a las mismas puertas del infierno.
Diálogo sobre la Trinidad IV (PG 75:866)

Isidoro de Pelusio (m. hacia 450)

Cristo, quien escudriña los corazones, no preguntó a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que yo, el Hijo del Hombre, soy?». No porque no supiera las diversas opiniones de los hombres concernientes a Él mismo, sino que estaba deseoso de enseñar a todos la misma confesión la cual Pedro, inspirado por Él, puso como la base y fundamento, sobre los cuales el Señor edificó su Iglesia.
Epístola 253

Teodoreto de Ciro (c. 393- c. 458)

Que nadie neciamente suponga que el Cristo es cualquier otro que el Hijo unigénito. No nos imaginemos más sabios que el don del Espíritu. Escuchemos las palabras del gran Pedro, «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente». Escuchemos al Señor Cristo confirmando esta confesión, pues «Sobre esta roca», dice, «edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella». Por tanto también el sabio Pablo, excelentísimo arquitecto de las iglesias, no fijó otro fundamento que éste. «Yo», dice, «como perito arquitecto he puesto el fundamento, y otro construye encima. Pero que cada quien vea cómo edifica. Pues ningún hombre puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo». ... Por tanto nuestro Señor Jesucristo permitió al primero de los apóstoles, cuya confesión Él había fijado como una suerte de cimiento y fundamento de la Iglesia, que vacilase, y que lo negase, y entonces lo levantó de nuevo... Ciertamente él está llamando a la fe piadosa y a la confesión verdadera una «roca». Pues cuando el Señor preguntó a sus discípulos quién decía el pueblo que era él, el bendito Pedro habló, diciendo «Tú eres Cristo, el Hijo del Dios viviente». A lo cual el Señor respondió: «De cierto, de cierto te digo que eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella».
Epístola 146; 77; Comentario al Cantar de los Cantares, II,14. (NPNF2 3)

Basilio de Seleucia (m. cerca de 459)

En obediencia la lengua de Pedro se puso en movimiento y aunque ignorante de la doctrina, aportó una respuesta: «Tú eres Cristo, Hijo del Dios viviente»... Ahora Cristo llamó a esta confesión una roca, y nombró a quien la confesó «Pedro», percibiendo la apelación como apropiada para el autor de esta confesión. Pues esta es la solemne roca de la religión , esta es el muro de la fe y el fundamento de la verdad: «Pues nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Cristo Jesús».
Oración XXV,4 (PG 85:297-298)

León I Magno (papa 440-461)

Nuestro Señor Jesucristo, Salvador de la humanidad, instituyó la observancia de la religión divina, la cual Él quiso que por la gracia de Dios derramase su brillo sobre todas las naciones y todos los pueblos de tal forma que la Verdad, que antes estaba confinada al anuncio de la Ley y los Profetas, pudiese a través del sonido de trompeta de los Apóstoles salir para la salvación de todos los hombres, como está escrito: «Su sonido ha salido a cada tierra, y sus palabras hasta los confines del mundo». Mas este sacramento misterioso el Señor deseó que fuese la ocupación de todos los Apóstoles, pero de tal forma que Él ha puesto el cargo principal en el bendito Pedro, jefe de todos los Apóstoles; y de él como de la Cabeza desea que sus dones fluyan a todo el cuerpo; de modo que cualquiera que se atreve a separarse de la sólida roca de Pedro pueda entender que no tiene parte ni porción en el misterio divino. Pues Él deseó que aquel que había sido recibido al compañerismo en Su unidad indivisa que fuese nombrado como Él mismo lo fue, cuando dijo: «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia»; para que la edificación del templo divino por el maravilloso don de Dios pudiese descansar el la sólida roca de Pedro: fortaleciendo a Su Iglesia tan ciertamente que ni la precipitación humana pudiera asaltarla, ni las puertas del infierno pudieran prevalecer contra ella. Pero a esta santísima firmeza de la roca, levantada, como hemos dicho, por la mano edificadora de Dios, un hombre debe desear destruirla en extrema impiedad cuando trata de quebrantar el poder de ella, favoreciendo sus propios deseos, y no siguiendo lo que él recibió de los antiguos...
Epístola a los Obispos de la Provincia de Viena, X (NPNF2 12:8-9)

Y cuando ellos hubieron registrado las varias opiniones de otras gentes, Él dijo, «Pero vosotros, ¿quién decís que soy?» ... Ante lo cual el bendito Pedro, cuya confesión divinamente inspirada estaba destinada a beneficiar a todas las naciones, dijo, «Tú eres Cristo, el Hijo del Dios viviente». Y no inmerecidamente fue declarado él bendito por el Señor, tomando de la piedra angular principal la solidez del poder cuyo nombre también expresa, él, quien, a través de la revelación del Padre, le confesó ser a la vez Cristo e Hijo de Dios...
Carta a Flaviano, XXVIII, 5 (NPNF2 12:41-42)

Y si Eutiques hubiese creído esto inteligente y totalmente, nunca se hubiera retirado del camino de esta Fe. Pues Pedro recibió esta respuesta del Señor por su confesión: «Bendito eres tú, Simón bar Jonás; pues carne y sangre no te lo ha revelado, sino mi Padre que está en el cielo. Y te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella». Pero el que tanto rechaza la confesión del bendito Pedro como contradice el Evangelio de Cristo, está muy lejos de la unión con este edificio; pues se muestra a sí mismo como no habiendo nunca tenido ningún celo por entender la Verdad, y tener solamente la vacía apariencia de alta estima, quien no adornó las canas de la ancianidad con ningún juicio maduro del corazón.
Carta al Sínodo de Éfeso XXXIII, 1 (NPNF2 12: 47)

Ya que, por tanto, la Iglesia universal ha devenido una roca (petra) a través de la edificación de la Piedra original, y el primero de los Apóstoles, el beatísimo Pedro, oyó la voz del Señor diciendo, «Tú eres Pedro, y sobre esta roca (petra) edificaré mi Iglesia», quién hay allí que se atreva a asaltar tal fuerza inexpugnable, a menos que sea el anticristo o el diablo, quien, permaneciendo inconverso en su impiedad, está ansioso por sembrar mentira mediante los vasos de ira que son apropiados para su perfidia, mientras bajo el falso nombre de la diligencia pretende estar en busca de la Verdad.
Carta a León César CLVI, 2 (NPNF2 12:100)

Y de Su gobierno y protección eterna hemos recibido también el apoyo de la ayuda de los Apóstoles, la cual ciertamente no cesa en su operación; y la fuerza del fundamento, sobre la cual se levanta toda la superestructura de la Iglesia, no se debilita por el peso del templo que descansa sobre él. Pues la solidez de aquella fe que fue alabada en el jefe de los Apóstoles es perpetua; y como permanece aquello que Pedro creyó en Cristo, así permanece lo que Cristo instituyó en Pedro. Pues cuando, como se ha leído en la lección del Evangelio, el Señor hubo preguntado a los discípulos quién creían ellos que era Él, en medio de las variadas opiniones sostenidas, y el bendito Pedro hubo replicado, diciendo, «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente», el Señor dice, «Bendito eres tú, Simón bar Jonás, porque carne y sangre no te lo ha revelado, sino mi Padre que está en el cielo. Y te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino de los cielos. Y lo que atares en la tierra, será atado en el cielo; y lo que desatares en la tierra, será desatado también en el cielo».

La dispensación de la Verdad por tanto permanece, y el bendito Pedro perseverando en la fuerza de la Roca, que él ha recibido, no ha abandonado el timón de la Iglesia, que él tomó. Pues él fue ordenado antes que el resto en tal forma que de ser llamado la Roca, de ser pronunciado el Fundamento, de ser constituido el Portero del reino de los cielos, de ser colocado como Árbitro para atar y desatar, cuyos juicios retendrían su validez en el cielo, de todos estos títulos místicos podemos conocer la naturaleza de su asociación con Cristo. Y aún hoy él más plena y efectivamente desempeña lo que le está confiado, y realiza cada parte de su obligación y encargo en Él y con Él, a través de Quien ha sido glorificado. Y así, si cualquier cosa es rectamente hecha y rectamente decretada por nosotros, si cualquier cosa se gana de la misericordia de Dios por nuestras cotidianas súplicas, es por su obra y méritos cuyo poder vive y cuya autoridad prevalece en su Sede. Pues esto, amadísimos, fue ganado por aquella confesión, la cual, inspirada en el corazón del Apóstol por Dios el Padre, trascendió toda la incertidumbre de las opiniones humanas, y fue dotada con la firmeza de una roca, la cual ningún asalto podría conmover. Pues en toda la Iglesia Pedro diariamente dice: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente», y toda lengua que confiesa al Señor acepta la instrucción que su voz trae. Esta Fe conquista al diablo, y quebranta las ataduras de sus prisioneros. Nos arranca de esta tierra y nos planta en el cielo, y las puertas del Hades no pueden prevalecer contra ella. Pues con tal solidez está dotada por Dios que la depravación de los heréticos no pueden dañarla ni la incredulidad de los gentiles vencerla.
Sermón III , 2-3 (NPNF2 12:117)

Y rectamente fue el bendito Apóstol Pedro alabado por confesar esta unión, quien cuando el Señor estaba averiguando qué conocían de Él los discípulos, rápidamente se anticipó al resto y dijo, «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente». Y esto ciertamente vio, no por la revelación de carne o sangre, que podrían haber retardado su visión interior, sino por el mismo Espíritu del Padre obrando en su corazón creyente, para que en preparación para gobernar toda la Iglesia él pudiera primero aprender lo que habría de enseñar, y para la solidificación de la Fe, la cual estaba destinado a predicar, pudiese recibir este reaseguro, «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella». Esta fuerza, por tanto, de la Fe cristiana, la cual, construida sobre una roca inexpugnable no teme a las puertas de la muerte, reconoce al único Señor Jesucristo como tanto verdadero Dios y verdadero Hombre, creyéndolo asimismo el Hijo de la Virgen, quien es el Creador de su Madre; nacido también al final de los tiempos, aunque es el Creador del tiempo; Señor de todo poder, y aún así mortal; ignorante del pecado, y aun así sacrificado por los pecadores según la semejanza de carne pecaminosa.
Sermón sobre la Pasión, XI Sermón LXII, 2 (NPNF2 12:174)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:11 pm

Mateo 16,18 en los siglos VI a IX

Casiodoro (c. 485- c. 580)

«No será conmovida» se dice acerca de la Iglesia a la cual sola aquella promesa le ha sido dada: «Tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella». Pues la Iglesia no puede ser conmovida porque se sabe que ha sido fundada sobre la roca más sólida, a saber, Cristo el Señor ... De este «fundamento», es inferido rectamente Cristo, quien es una roca inconmovible y una roca inexpugnable. Concerniente a esto dice el Apóstol: «Pues ningún otro fundamento puede ningún hombre poner que aquel que está ya puesto, el cual es Cristo Jesús».
Exposiciones sobre los Salmos 45:5 (PL 70:330)

Gregorio I Magno (nacido c. 540; papa 590-604)

Pero ya que no es mi causa, sino la de Dios, ya que las leyes piadosas, ya que los santos sínodos, ya que los mismos mandamientos de nuestro Señor Jesucristo son trastornados por la invención de una cierta orgullosa y pomposa frase, que sea el piadosísimo Señor que corte el lugar de la llaga, y ate al paciente remiso en las cadenas de la augusta autoridad. Pues al ligar estas cosas ajustadamente alivias a la república; y, mientras cortas estas cosas, provees el alargamiento de tu reinado.
Pues a todos los que conocen el Evangelio les es evidente que por la voz del Señor el cuidado de toda la Iglesia le fue confiado al santo Apóstol y Príncipe de todos los Apóstoles, Pedro. Pues a él se le dice, «Pedro, ¿me amas? Apacienta a mis ovejas». A él le es dicho, «He aquí, Satanás ha deseado zarandearos como trigo; y yo he orado por ti, Pedro, para que tu fe no falle. Y tú, cuando te hayas convertido, fortalece a tus hermanos». A él se le dice, «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Y te daré las llaves del reino del cielo; y lo que atares en la tierra será también atado en el cielo; y lo que desatares en la tierra, será desatado también en el cielo».
Ved, él recibió las llaves del reino celestial, y le es dado poder para atar y desatar, le es confiado el cuidado y la principalidad de toda la Iglesia, y aún así él no es llamado el Apóstol universal; mientras que el santísimo hombre, mi compañero sacerdote Juan, intenta ser llamado obispo universal. Estoy forzado a gritar y decir ¡Oh tiempos, oh costumbres!
Ved, todas las cosas en las regiones de Europa son entregadas al poder de los bárbaros, las ciudades son destruidas, los campos arrasados, las provincias despobladas, ningún labriego habita la tierra, los adoradores de ídolos prevalecen y dominan para la matanza de los fieles, y aun sí sacerdotes, quienes deberían ellos mismos yacer llorando sobre el piso y en cenizas, buscan para sí nombres de vanagloria, y se glorían en nombres nuevos y profanos.
¿Defiendo yo mi propia causa en este asunto, piadosísimo Señor? ¿Resiento que se me haya hecho mal a mí especialmente? No, la causa de Dios Omnipotente, la causa de la Iglesia universal.
¿Quién es éste que, contra las ordenanzas evangélicas, contra los decretos de los cánones, presume para usurpar para sí un nuevo nombre? Lo haría aquél si por él mismo fuese, si pudiera ser sin ninguna mengua de los demás – codicia ser universal.
Y ciertamente sabemos que muchos sacerdotes de la Iglesia de Constantinopla han caído a la vorágine de la herejía ... Si entonces cualquiera de esa Iglesia toma para sí aquel nombre, por el cual se hace la cabeza de todos los buenos, se sigue que la Iglesia universal cae de su pedestal (lo cual no permita Dios) cuando aquel que es llamado universal cae. Pero lejos de los corazones cristianos esté aquel nombre de blasfemia, en el cual es quitado el honor de todos los sacerdotes, mientras se lo arroga locamente para sí uno (solo).
Ciertamente, en honor de Pedro, Príncipe de los Apóstoles, le fue ofrecido por el venerable sínodo de Calcedonia al romano pontífice. Pero ninguno de ellos ha jamás consentido usar tal nombre de singularidad, no sea que, por algo que se le da peculiarmente a uno, los sacerdotes en general sean deprivados del honor que se les debe. ¿Cómo es que nosotros no buscamos la gloria de este título aun cuando es ofrecida, y otro pretende arrebatarlo para sí mismo aunque no se le ofrece?
Epístola XX a Mauricio César (NPNF 2 12:170-171)

Isidoro de Sevilla (c. 560-636)

Pedro lleva el carácter de la Iglesia, el cual tiene el poder de perdonar pecados y de llevar a los hombres desde el Hades hasta el reino celestial ... Todos los Apóstoles también llevan el tipo de la Iglesia entera, ya que ellos también han recibido un poder igual de perdonar pecados. Ellos llevan también el carácter de los patriarcas, quienes por la palabra de la predicación espiritualmente engendraron al pueblo de Dios en todo el mundo ...
Alegorías en el Nuevo Testamento (PL 83:117-118)

El hombre sabio que edificó su casa sobre la roca significa el maestro fiel, quien ha establecido los fundamentos de su doctrina y vida sobre Cristo ... Más aún, Cristo es llamado un «fundamento» porque la fe se establece en él, y porque la Iglesia católica está construida sobre él.
Etimologías VII,2 (PL 82:267)

Beda el Venerable (c. 673-735)

Tú eres Pedro y sobre esta roca de la cual has tomado tu nombre, esto es, sobre mí mismo, edificaré mi Iglesia, sobre aquella perfección de la fe que tú confesaste edificaré mi Iglesia por cuya unanimidad de confesión si alguno se desviase aunque en sí mismo pareciera hacer grandes cosas, él no pertenece al edificio de mi Iglesia. ... Metafóricamente se le dice a él que la Iglesia ha de ser construida sobre esta roca, es decir, el Salvador que tú confesaste, quien ha concedido participación al fiel confesor de su nombre.
Homilías 23 (PL 94:260)

Juan de Damasco (c. 675-c. 749)

Y Pedro, encendido por un ardiente celo y preparado por el Espíritu Santo, replicó: «Tu eres Cristo, el Hijo del Dios viviente». ¡Oh, bendita boca! ¡Perfectos, benditos labios! ¡Oh, alma teológica! ¡Mente llenada por Dios y hecha digna por la instrucción divina! ¡Oh, divino órgano por el cual Pedro habló! Rectamente eres bendito, Simón hijo de Jonás ... porque ni carne ni sangre ni la mente humana, sino mi Padre en el cielo te ha revelado esta divina y misteriosa verdad a ti. Pues nadie conoce al Hijo, salvo aquél que es conocido por él ... Esta es la firme e inamovible fe sobre la cual, como sobre la roca cuyo sobrenombre llevas, la Iglesia está fundada. Contra ésta las puertas del infierno, las bocas de los herejes, las máquinas de los demonios –pues ellos habrán de atacar- no prevalecerán. Ellos tomarán las armas pero no vencerán.
Homilía sobre la Transfiguración (PG 96:554-555)

Pascasio Radberto (c. 785-860)

Hay una respuesta de todos sobre los cuales la Iglesia es fundada y contra los cuales las puertas del infierno no prevalecerán ... Tan grande fe no surge excepto de la revelación de Dios el Padre y la inspiración del Espíritu Santo de modo que cualquiera que tenga fe, como una piedra firme, es llamado Pedro ... Debiera notarse que cualquiera de los fieles es una roca en la medida en que es un imitador de Cristo y es luz en la medida en que es iluminado por la luz y por esto la Iglesia de Cristo está fundada sobre aquéllos en cuanto son fortalecidos por Cristo. De modo que no en Pedro solo sino sobre todos los Apóstoles y los sucesores de los Apóstoles se edifica la Iglesia de Dios. Pero estas montañas son primero edificadas en la montaña, Cristo, elevada sobre todas las montañas y cerros.... Esta es ciertamente la vera e inviolable fe dada a Pedro por Dios el Padre
Comentario sobre Mateo (PL 120:561, 555-556)

Fernando Saraví

Recopilado de Foro Cristiano (www.forocristiano.com)


1° Conclusión: Queda en evidencia la cantidad de Padres de la Iglesia que consideraron que la "Roca" es la confesión (la fe) de Pedro o bien que la Roca es Jesucristo mismo. 2° Conclusión: Asimismo queda en evidencia que la propia Iglesia Católica Romana no se ajusta a lo que ella misma define, a saber, el evitar interpretar la Escritura por fuera del consentimiento unánime de los Padre de la Iglesia, ya que como ha quedado evidenciado, lejos está en el pensamiento de los Padres la idea de que la "Roca" de Mateo 16,18 esté orientada a la persona del apóstol Pedro...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:12 pm

Estuvo Pedro en Roma alguna vez?



«(Hechos 12:1-19). El Cardenal Baronius trata con prudente reserva la historia que se halla en el Breviario de la predicación de Santiago en España (donde la ciudad de Compostela ¡reclama su sepultura!), y con una igualmente breve referencia en lo que se halla indicado en el martirologio romano ('quae consulat qui haec cupit'); pero él tiene mucho que decir acerca de la alegada historia de los otros apóstoles, y sobre todo de Pedro en este momento crítico, dada su implicancia práctica para el papado. Decir que Pedro fue a Roma entonces, y que comenzó el primero de sus veinticinco años de reinado como papa allí, es el más disparatado de los sueños, el que no sólo carece de un solo ápice de autoridad bíblica, sino que, tal noción queda desbaratada, de la manera más enérgica, por todo lo que nos dice la Escritura. Pues Dios, quien conocía de antemano los vanos y egoístas deseos de los hombres, ha previsto las cosas, no ciertamente, por decirlo así, para que la superstición y la infidelidad no puedan seguir las variadas sendas de su propia voluntad desvergonzada y calamitosa, sino para dar a los creyentes fieles amplias pruebas a fin de refutar a los adversarios y de establecer en la verdad y en paz a todos aquellos que honran Su propia palabra escrita.



El apóstol Pablo, mucho tiempo después del año 44 D. de C. (15 ó 16 años), escribe a los romanos en términos que implican que ningún apóstol había aún visitado la capital del mundo gentil, en términos expresivos de su propio deseo ardiente de comunicar algún don espiritual a los santos en Roma, como uno que no edificaba sobre el fundamento de otro hombre, sino que reconocía en Roma parte de esa mesurada provincia que Dios le había adjudicado. Esto —que no es más que uno de entre varios testimonios— es suficiente para desvanecer por completo dicha leyenda. ¿Cómo pueden cristianos rectos atribuir algún grado de veracidad al mismo Eusebio de Cesarea, quien vende la fábula de ‘otro Cefas’ (en Gálatas 2) a fin de proteger al apóstol de la circuncisión de la renuente pero necesaria e instructiva censura impuesta por el apóstol de los gentiles? Y esto no es más que uno de entre los muchos ejemplos de cómo Eusebio se aparta de la clara Escritura o hasta la contradice. La Palabra guarda silencio acerca del lugar adonde fue Pedro; y aunque uno puede no estar de acuerdo con el deán Alford en cuanto a que la expresión al final del v. 17 sólo implica que Pedro dejó la casa de María y pudo haber permanecido secretamente en Jerusalén, podemos pensar en una cantidad de posibles lugares —no sólo en Palestina, sino entre los gentiles—, donde el apóstol, conforme al Nuevo Testamento, era conocido. Pero es más que inútil que los creyentes se basen en conjeturas, y ello tiende a hacer vacilar la sólida verdad en manos de aquellos que serían los últimos en permitirse semejante licencia. Uno bien puede comprender que hombres incrédulos tengan mucho que decir sobre aquellas partes en donde la Escritura guarda silencio, pues ellos no reciben las cosas que son del Espíritu de Dios, y no las pueden entender por cuanto se disciernen espiritualmente (1 Corintios 2).»


W. Kelly, An Exposition of The Acts of the Apostles, cap. 12:1-19, pág. 174-175







«Se advertirá que no existe el menor rastro de Pedro, ni ahora ni después, al igual que en la epístola a los Romanos, más llena de noticias personales en su último capítulo que ninguna otra en el Nuevo Testamento. ¡Sería absolutamente inexplicable, pues, que el gran apóstol de la circuncisión estuviese entonces en Roma, en el carácter que fuere, y más impensable aún si allí él ocupase el puesto asignado por algunos tradicionalistas! Y si Pedro no fundó la iglesia en Roma, ciertamente ningún otro apóstol puso su mano en ello. Pablo, de hecho, tanto al principio como al final de su epístola a los Romanos, nos da dos declaraciones irreconciliables con esa antigua fábula. En Romanos 1:13 él evidentemente considera la cabecera del mundo gentil como parte de su jurisdicción, no menos que las tierras paganas que se extienden hacia el este de allí; y la Epístola misma, desde el primero hasta el último capítulo, constituye la prueba más plena de la existencia de un gran número de santos que ya estaban presentes en Roma, tanto judíos como gentiles. De nuevo, en el penúltimo capítulo, Pablo establece cuál era el objeto regular y constante de su ministerio: sus labores allí donde Cristo no hubiese sido nombrado, así como evitar edificar sobre fundamento de otros (Romanos 15:20). Porque, como ya se ha hecho notar, en Roma había una falta de lo que un apóstol podía suministrar (Romanos 1:11), lo cual es inconcebible suponer que ello haya tenido lugar si Pedro o cualquier otro apóstol hubiesen visitado la ciudad antes que Pablo hubiera escrito la epístola o haya ido. Debemos, pues, descartar por completo lo que Eusebio de Cesarea declara en el texto armenio de su «Crónica», seguida sustancialmente por Jerónimo (Catal. 1) y por multitudes de católicos, en cuanto a que Pedro visitó Roma ¡en una fecha tan temprana como en el año 42 D. de C., y que permaneció allí durante veinte años! (Jerónimo et al. dicen veinticinco años): una afirmación tan imposible de sostenerse con lo que la Escritura declara de Pedro, como con lo que aprendemos allí de Pablo.»


W. Kelly, An Exposition of The Acts of the Apostles, cap. 28:11-15, pág. 393
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:12 pm

Jesús nunca instituyó a Pedro como papa. Los títulos “Papa”, “Pastor Universal”, “Cabeza Terrenal de la Iglesia”, “Pontífice” y otros, nunca salieron de la boca de Jesús para describir a Pedro. Independientemente de los privilegios otorgados a Pedro, su autoridad y derechos fueron la misma autoridad y derechos concedidos a los demás apóstoles del Señor (cf. 1 Corintios 9:1-5; 12:28; 2 Corintios 11:5; 12:11; Gálatas 2:.

Argumento #: Pedro recibió el poder de atar y desatar (Mateo 16:19)

La gramática griega de estos versículos aclara el significado del enunciado de Jesús. A.T. Robertson ha anotado que “[e]l futuro perfecto pasivo ocurre en el N.T. solamente en la forma perifrástica en tales ejemplos como Mateo 16:19 y Mateo 18:18” (1934, p. 361). Por tanto, el texto debería leerse: “y todo lo que atares en la tierra habrá sido atado en los cielos, y todo lo que desatares en la tierra habrá sido desatado en los cielos”. Al decir esto, Jesús aseveraba que las resoluciones en la Tierra estaban sujetas a las decisiones hechas en el cielo. Los apóstoles enseñarían de acuerdo con lo que ya había sido atado o desatado en el cielo. Esto no se basaba en la infalibilidad de un hombre, sino en la infalibilidad del Espíritu Santo prometido a los apóstoles en el primer siglo (Juan 16:13; cf. Mateo 10:19-20). Hoy tenemos las enseñanzas inspiradas e infalibles del Espíritu Santo en la Biblia (2 Timoteo 3:16-17).
Muchos católicos tratan de justificar su reclamación de que Pedro fue el primer papa al afirmar que él fue el más grande apóstol. Ellos declaran que Pedro fue el más grande porque: (1) siempre se le menciona primero en las listas de los apóstoles (e.g., Mateo 10:2; Marcos 3:16; Lucas 6:14-16; Hechos 1:13); (2) reconoció a Jesús como Señor en Mateo 16:16; y (3) Jesús le encomendó cuidar a Sus ovejas (Juan 21:15-19). ¿Son estos argumentos suficientes para establecer el papado o supremacía para Pedro? No. Considere el caso de cualquier otro apóstol. Por ejemplo, se podría decir que Juan fue “el más grande” apóstol porque: (1) en la Biblia se le considera como el “discípulo amado” (Juan 13:23; 21:20,24); (2) se recostó cerca del pecho del Señor poco antes de Su arresto (Juan 13:25; 21:20)—ciertamente una postura que sugiere una relación muy estrecha; y (3) Jesús le encomendó el cuidado de Su madre (Juan 19:26-27). ¿Significa esto que también deberíamos considerar a Juan como un papa? Y si no, ¿deberíamos considerar a Pedro como un papa si todos los apóstoles tuvieron la misma autoridad y sus propios privilegios? Ciertamente, Jesús concedió autoridad a todos Sus discípulos, no solamente a Pedro (Mateo 28:19-20).
Finalmente, considere las palabras de Pablo. Él dijo: “Porque en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy"(2 Corintios 12:11)

Ni Jesús, ni los apóstoles, ni los primeros cristianos consideraron a Pedro como superior a los demás apóstoles. Él simplemente fue un hombre privilegiado con el ministerio apostólico y un miembro del cuerpo de Cristo, que es la iglesia. Solamente hay una Cabeza de la iglesia, y esa Cabeza es Jesucristo, no Pedro (Efesios 1:20-22; 5:23; Colosenses 1:18; et.al.).


Pedro fue un apóstol con la misma autoridad y derechos que los demás apóstoles
En una ocasión, los apóstoles del Señor disputaban en cuanto a quién era el mayor (Lucas 22:24), así que Jesús les dijo, “Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas...mas no así vosotros” (Lucas 22:25-26, énfasis añadido; cf. Mateo 18:1-5; Marcos 9:33-37; Lucas 9:46-4. Jesús no hubiera hecho este comentario si Pedro tenía más autoridad y derechos que los demás apóstoles, como el catolicismo sugiere. De hecho, si se debía considerar a Pedro con más honor que a los demás apóstoles, este hubiera sido el momento adecuado para aclarar este punto a los demás apóstoles “sedientos de gloria ajena”. Sin embargo, Jesús aseguró que no sería así con Sus apóstoles.
En otra ocasión, la madre de Juan y Jacobo se presentó delante de Jesús con ellos, pidiéndole que concediera a sus hijos sentarse con Él en Su reino, el uno a Su derecha y el otro a Su izquierda (Mateo 20:20-21). Jesús señaló que ellos no sabían lo que pedían (Mateo 20:22), y añadió: “Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas.... Mas entre vosotros no será así” (Mateo 20:25-26, énfasis añadido). Si Jesús hubiera considerado a Pedro como superior a los demás apóstoles, hubiera aclarado este punto inmediatamente a la esposa e hijos de Zebedeo, diciéndoles que estaban pidiendo un honor ya concedido a Pedro. Pero Jesús no lo hizo. Parece que hoy algunos religiosos quieren que “sea así” entre los apóstoles, exaltando a Pedro a pesar de lo que Jesús dijo.
Muchos católicos tratan de justificar

(?Fue Pedro el Primer Papa?,Apologetic Press)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:13 pm

El Papado


¿Acaso, Cristo no le dijo, "tu eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia"? Él sí, pero "esta roca" es más probable una referencia a la confesión de Pedro, es decir, que Jesús es el hijo del Dios viviente, más bien que a Pedro personalmente. Muchos padres de la iglesia interpretaron "esta roca" como la confesión de Pedro de la fe; pero incluso los que pensaron que se refirió a Pedro no implicaron primacía papal. Jesús también dijo al apóstol Pedro. "te daré las llaves del reino del cielo, y lo que ates en la tierra estará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra será desatado en el cielo" (Mateo 16:19).


Recuerde que el tema principal era si estaba únicamente en Pedro. No estaba evidentemente, porque Jesús dio luego exactamente la misma autoridad a todos los apóstoles, " De cierto les digo a ustedes, lo que ustedes aten en la tierra estará atado en el cielo, y lo que ustedes desaten en la tierra será desatado en cielo" (Mateo 18:1. Por lo tanto Pedro tenía una autoridad similar a los otros apóstoles, no una autoridad sobre ellos


Una vez más Jesús dijo a Pedro alimenta mis ovejas (Juan 21:15-17). Notamos de nuevo que esto no era una función única confiada a Pedro solamente. El apóstol Pablo dice a los ancianos de Efeso, "por tanto mirad por vosotros mismos y por todo el rebaño que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cuál él ganó con su propia sangre" (Hechos 20:2. Todos los ancianos, no tan solo el apóstol Pedro, son llamados para alimentar y para atender a las ovejas.


La triste verdad es que la iglesia católica moderna enseña otro evangelio que no puede salvar. Las demandas del papado son antibíblicas; las raíces de la autoridad papal se encuentran en haberse extraviado de la práctica apostólica, cayendo en la ambición, sucumbiendo al encanto político y de documentos forjados

(Just For Catholics)

El erudito en Hermeneutica Biblica M.S.Terry escribio:

"La verdadera interpretación de las palabras de Jesús a Pedro, en Mat. 16:18, sólo pueden apreciarse plena­mente por medio de una comparación y un estudio cui­dadoso de todos los textos paralelos. Jesús dice a Pedro: "Tú eres Pedro (Petros) y sobre esta petra (o sea "esta roca", Epitaute te petra) edificaré mi Iglesia y las puer­tas del Hades no prevalecerán contra ella". ¿Cómo es po­sible de sólo este pasaje decidir si la roca (petra) se refiere a Cristo (como sostienen San Agustín y Wordsworth) o a la confesión de Pedro (Lutero y muchos teólogos pro­testantes) o a Pedro mismo? Es digno de notarse que en los pasajes paralelos de Marcos 8:27‑30 y Lucas 9:18‑21, no aparecen estas palabras de Cristo a Pedro. El contexto inmediato nos presenta a Simón Pedro como hablando por, y representando a, los discípulos, respondiendo a la pregunta de Jesús con la confesión audaz y llena de con­fianza: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente". Evi­dentemente Jesús se conmovió al escuchar las fervientes palabras de Pedro y le dijo: "Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre mas mi Padre que está en los cielos". Fuesen cuales fuesen el conocimiento y las convicciones que acerca del me­siazgo y divinidad de Jesús hubiesen alcanzado los discí­pulos antes de esta ocasión, es un hecho que esta nueva confesión de Pedro poseía la novedad y la gloria de una revelación especial. No debía su origen a *'carne ni san­gre", es decir, no era una declaración de origen natural o humano sino que era la explosión espontánea de una di­vina inspiración del cielo. En aquel instante Pedro fue poseído por el Espíritu de Dios y en el fervor ardiente de tal inspiración habló las palabras mismas que el Padre le inspiró. Por eso Jesús ‑1o declaró "bienaventurado" o fe­liz (makarios).

Volviendo ahora al relato de la presentación de Si­món al Salvador (Juan 1:31‑43) comparamos la prime­ra mención del nombre Pedro. Su hermano Andrés lo condujo a la presencia de Jesús y éste, mirándole, le dice: "Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas, que significa Pedro" (Petros). Así, desde el principio, Jesús le dice quien es y lo que será. Carácter bastante du­doso era en ese principio Simón, el hijo de Jonás: irrita­ble, impetuoso, inestable, irresoluto. Pero Jesús vio que vendría una hora cuando se convertiría en la memorable piedra (Pedro) valerosa, fuerte, estable y firme, el confe­sor representativo y típico del Cristo. Retornando nue­vamente al pasaje en Mateo, es fácil ver que mediante su inspirada confesión del Cristo, Hijo del Dios viviente, Si­món ha alcanzado el ideal previsto y profetizado por su Señor. Ahora, realmente, se ha hecho Pedro; ahora "tú eres Pedro", no ya, "serás llamado Pedro". Por consi­guiente, no podemos desechar la convicción de que el ma­nifiesto juego sobre las palabras petros y petra (en Mat. 16:1 tiene una significación intencional e importante y también una alusión a la primera aplicación del nombre a Simón (Juan, 1:43), como si el Señor hubiese dicho: "Acuérdate, Simón, del nombre significativo que te di la primera vez que nos vimos. Te dije entonces: "Serás llamado Pedro"; ahora te digo: "Tú eres Pedro".
Pero indudablemente hay un significado intencional en el cambio de petros a petra, en Mata 6:18. Es sumamen­te probable que hubo un cambio correspondiente en las pa­labras arameas usadas por el Señor en esta ocasión. Pue­de, quizá, haber meramente empleado las formas simples y enfáticas de la palabra aramea, Cefas. ¿Qué, pues, signi­fica la petra, sobre la cual Cristo edifica su Iglesia? Al contestar esta pregunta inquirimos lo que otros pasajes di­cen acerca de la edificación de la Iglesia; y en Efesios 2:20‑22, hallamos escrito que los cristianos constituyen "la familia (domésticos) de la fe, edificados sobre el fun­damento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo; en el cual compagi­nado todo el edificio va creciendo para ser un templo santo al Señor; en el cual vosotros también sois junta­mente edificados, para morada de Dios en Espíritu". Ha­biendo hecho la transición natural y fácil de la figura de una familia u hogar a la estructura dentro de la cual mora la familia o existe el hogar, el apóstol habla




Volviendo al texto en Mat. 16:18, que Schaff considera como "una de las declaraciones más profundas y de mayores alcances proféticos de nuestro Salvador pero, al mismo tiempo uno de sus dichos más controvertidos", la precitada comparación de pasajes que alguna relación mantienen entre sí nos suministra los medias de penetrar en su verdadera intención y significado. Lleno de divina inspiración, Pedro confesó a su Señor para gloria de Dios Padre (compar. 1 Juan 4:15 y Rom. 10:9) y en esa ben­dita capacidad y confesión se hizo el confesor cristiano, representativo o ideal. En vista de esto, el Señor le dice: Ahora tú eres Pedro; te has transformado en una piedra viva, típica y representativa de la multitud de piedras vi­vas sobre las cuales edificaré mi Iglesia. El cambio del masculino Petros al femenino petra indica de una manera perfectamente adecuada que no tanto sobre Pedro, el hombre, el individuo simple y aislado, como sobre Pedro considerado como el confesor, tipo y representante de to­dos los demás confesores cristianos, que han de ser "junta­mente edificados para morada de Dios en Espíritu". (Efes. 2:22) .

En la luz de todos estos pasajes se verá lo impropio e inaplicable de la interpretación protestante que más ha prevalecido, o sea la que la petra o roca es la confesión de Pedro. Dice Nast: "Todo edificio debe tener piedras fun­damentales. ¿Cuál es, de parte del hombre, el funda­mento de la Iglesia Cristiana? ¿No es, ‑lo que Pedro exhi­bió‑, una fe obrada por el Espíritu Santo y una confe­sión con los labios, de que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios viviente? Pero este creer con el corazón y confesar con los labios, es un asunto personal; no puede separarse de la personalidad viviente que cree y confiesa. La Iglesia está constituida por seres vivientes y su fundamento no puede ser una mera verdad o doctrina abstracta, un algo aparte de la personalidad viviente en la que está incorporada. Esto está de acuerdo con todo el lenguaje del Nuevo Testamen­to, en el cual no a las doctrinas ni a las confesiones, sino a los hombres, se llama, invariablemente, columnas o fun­damentos del edificio espiritual".

A la interpretación romanista que explica estas pala­bras como invistiendo a Pedro y sus sucesores con una permanente primacía en Roma, Schaff opone las siguientes objeciones insuperables: (1) . Esa interpretación borra la distinción entre petros y Petra; (2) es inconsistente con la figura arquitectónica: el fundamento de un edificio es uno y permanente y no constantemente renovado y cambiado; (3) confunde la prioridad del tiempo con la supe­rioridad permanente de rango; (4.) confunde el apostolado, el que, hablando estrictamente, no es transferible sino limitado a los discípulos originales, personales, de Cristo y órganos inspirados por el Espíritu Santo, con el episcopado post‑apostólico; (5) envuelve una injusticia hacia los demás apóstoles, a quienes, como cuerpo, se llama explícita­mente el fundamento o piedras fundamentales de la Igle­sia; (6) contradice todo el espíritu de las epístolas de Pe­dro, espíritu enteramente anti‑jerárquico, contrario a toda superioridad sobre sus "co‑presbíteros"; (7) finalmente, descansa sobre suposiciones infundadas que no pueden demostrarse ni exegética ni históricamente, ‑a saber, la cualidad de transferible de la primacía de Pedro y su real transferencia al obispo‑ no al de Jerusalén o al de Antioquia (donde consta que Pedro éstuvo) ‑sino, exclusiva­mente, al de Roma".

(M.S.Terry,Hermeneutica Biblica.CLIE)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:14 pm

El especialista catolico en historia de la Iglesia Primitiva Norbert Brox escribio:

"Desde el siglo III los obispos de Roma esgrimieron de forma explicita la pretension de una preeminencia suprarregional y despues sobre la iglesia toda,que con el paso de la historia condujo al papado romano..los textos de Mateo 16.18-19 y Jn.21.15-17 demuestran,a una con otros textos neotestamentarios,unicamente la circunstancia de que la figura de Pedro tuvo una importancia destacada en el cristianismo primitivo.Pero en su origen esa importancia nada tiene que ver con el papado..La afirmacion de que Pedro habia sido el primer obispo de Roma,surgio en el siglo II..Que fuera su obispo esta excluido,ya que por la historia del ministerio episcopal monarquico consta con toda certeza que hasta aproximadamente el 140 d.C. en Roma como en otras iglesias regionales,no hubo obispos unicos,sino siempre un colegio episcopal"

(Norbert Brox,Historia de la Iglesia Primitiva pp.133-135)

Aqui nuevamente Norbert Brox especialista catolico niega el primado de Pedro.

Cada obispo,en ese caso,seria sucesor de Pedro,colocando en un plano de igualdad a todos los obispos.

(Cipriano De Unitate,Ep.71:3 y ss. vease tambien al Catolico Julio Campos pp.53,54(Obras de Cipriano,BAC)

Por cierto,los historiadores recogen la persecucion sistematica que se lleva a cabo contra judios,paganos y los propios cristianos,denominaados "herejes" que no coinciden sus doctrinas con las de la Iglesia Catolica Romana.

(Previte-Orton,Historiadores de Cambridge(Historia de la Edad Media,ed.Sopena,Barcelona 1967,vol.I,pp.39,40) Siricio,obispo de Roma(384-399) despues de Damaso se autonombra oficialmente "Papa"(Maurus Schellhorn OSB,San Pedro y sus sucesores,Plaza-Janes,Barcelona,1967 p.67..Norbert Brox op.cot.p.138)
Con Teodosio(a.391)el catolicismo romano es declarado religion del Estado a esas alturas segun el catolico A.Borras el mensaje evangelico se ha helenizado y romanizado(Curso de Historia de la Iglesia Antigua y Media,Facultad de Teologia de Catalunya,Sant Cugart del Valles(Barcelona s/f) pp.14 y 2(Edad Media) Jesus nunca emplea la palabra "petra'' para Pedro sino "petros"(1 Co.10:4,1 P.2:8,Mt.16:18,27:51,60;Ap.6:16,Mt.7:24,25,Lc.6:48,8:6,Ro.9:33,Mr.15:46,Lc.8:13,1 Co.10:4,Ap.6:15).Estos textos en los que aparece "Petra".Nunca se aplican a Pedro.Siempre Pedro se emplea la palabra "Petros"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Borja
Admin
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2037
Puntos : 2606
Fecha de inscripción : 27/09/2008
Edad : 37

MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   Jue Ene 29, 2009 4:17 pm

El pasaje de Lucas 22:31,32 tampoco nos muestra un "primado de Pedro" todo el parrafo se refiere al peligro inmediato en que estaba la fe de los apostoles,por razon de esas pruebas ellos desertaron de su maestro.Hubo una suplica especial para Pedro,por razon de su especial peligro,y vemos que esta suplica no excluyo una penosa caida.Sin ninguna seguridad de una constancia no interrumpida fue asi obtenida por Pedro,para quien se hizo directamente es oracion,no tenemos base alguna para suponer que tuviese mayor eficacia en el caso de algunos pretendidos sucesores,a quienes la peticion solo podria aplicarse,cuando mas,indirectamente.Se puede agregar que el trabajo de "fortalecer" o "confirmar" a sus hermanos en esa ocacion encomendado a Pedro(un trabajo al cual estaba el peculiarmente obligado,cuya caida habia puesto en peligro la fe de los hombres),no fue una prerrogativa peculiar de Pedro.La misma palabra se usa tres o cuatro veces en el libro de los Hechos (XIV,22;XV,32,41;XVIII,23),de Pablo confirmando la Iglesia de la Siricia y Cilicia;se usa de Judas y Silas confirmando a los hermanos en Antioquia,y tambien de Timoteo,confirmando la Iglesia Tesalonica.
Pablo en (2 Cor.11,2 donde se manifiesta raramente inconsciente de las prerrogativas de Pedro.

El Historiador Justo L.Gonzalez escribio:

"Quizas al principio no habia en Roma un episcopado "monarquico"(es decir,un solo obispo),sino mas bien un episcopado colegiado en el que varios obispos o presbiteros conjuntamente dirigian la vida de la iglesia.
Durante los primeros siglos de la historia de la iglesia,el centro numerico del cristianismo estuvo en Oriente,y por tanto los obispos de ciudades tales como Antioquia y Alejandria tenian mucha mas importancia que el obispo de Roma.Y aun en el Occidente de habla latina,la direccion teologica y espiritual del cristianismo no estuvo en Roma,sino en Africa latina,que produjo a Tertuliano,Cipriano y San Agustin"

(Justo Gonzalez,Historia del Cristianismo Tomo I pag.274.Unilit)

El Erudito e Historiador el Profesor George Salmon nos dice:

"De modo que el mero hecho que los Padres diferian en su opinion acerca de lo que se queria significar por "esta roca" ocacionalmente el mismo Padre vacilaba en su propia opinion sobre este asunto,demuestra que ninguno de ellos apreciaba este texto como estableciendo una constitucion perpetua para la Iglesia Cristiana.....San Agustin no es perfectamente uniforme en su interpretacion..Deja en libertad a sus lectores para escoger,pero su criterio maduro evidentemente se inclina a la segunda interpretacion..Da mas enfasis de lo que yo estoy dispuesto a concederle a la distincion Petra y Petrus,teniendo la segunda como derivada de la primera..."sobre mi Mismo te edificare a ti sobre Mi,y no edificare a Mi sobre ti"
Esta expocision de San Agustin fue derivada probablemente de un modo indirecto de Origenes,quien aunque habla incidentalmete de "Pedro sobre quien esa edificada la iglesia"(Ap. Euseb.H.E.VI,25),sin embargo,cuando esta comentando directamente el parrafo de San Mateo (Tomo XII,P.10,11),ensena que todo aquel que hace la misma confesion de fe que hizo Pedro,puede reclamar para si la bendicion dada a Pedro como dada asi mismo:"Si imaginais que fue sobre Pedro solamente que se ha edificado la iglesia,?que entonces dirias de Juan,el hijo del Trueno,o de cualquier otro de los Apostoles?".Pero ensena que si hacemos la confesion de Pedro,somos "Petros".De la misma manera que somos miembros de Cristo somos llamados "cristianos";asi Cristo siendo la Petra-la roca-todo aquel que bebe de "esa roca espiritual que nos sigue"tiene el derecho de ser llamado Petrus"

(George Salmon,La Infabilidad de la Iglesia.CLIE)

"En el ano 325 se reunio en Nicea el primer concilio ecumenico,pero no fue convocado por el obispo de Roma,sino por el emperador,ni presidido por el(fue presidido por Eutasquio de Antioquia,Alejandro de Alejandria y Ocio de Cordoba),y de lo unico que se ocupo de Roma fue para decretar en el canon VI:"Que tanto en Alejandria como en Roma se observe tan antigua costumbre,a saber,que el obispo de Alejandria tome a su cuidado las iglesias de Egipto,y el obispo de Roma las iglesias suburbanas".

(Teofilo Gay,Diccionario de Controversia pags.332-333.CLIE)


El erudito Matthew Henry escribio:(pág. 1.678, sobre Efesios 2:20):

"(A) Solamente Jesucristo es la principal piedra del ángulo (v. 20b). El término griego akrogoniaíos vuelve a salir únicamente en 1 Pedro 2:6 y significa, según Rienecker, no solamente el fundamento único sobre el que descansa el edificio (v. 1 Co. 3:11), sino el ángulo (gr. gónos) que empalma dos paredes que suben rectas, así como la cima (gr. ákros) que, como una cúpula, cubre y cierra por arriba el edificio. Es, pues, la iglesia es como una casa santa, completamente excavada en la Roca (Mateo 16:16), como era el caso de la habitación interior en gran parte en las casas de los israelitas. Significa así que Cristo mismo es el Fundamento, la norma y la cabeza rectora de la comunidad cristiana.

(B) Sobre este único Fundamento, descansan, como columnas, las verdades cristianas predicadas por los apóstoles y profetas. Pablo habla del FUNDAMENTO (gr. Themélios, el mismo vocablo que sale en Ap. 21:14) de los apóstoles y profetas (profetas del Nuevo Testamento. Véase Hch. 13:1), al ser estos últimos varones inspirados por Dios que ayudaban a los apóstoles en su ministerio (v. Hch. 11:27, 28; 21:10, 11) Pablo no quiere decir que LAS PERSONAS de los apóstoles y profetas sean dicho fundamento, sino el MENSAJE que predican, como se ve por 1 Corintios 3:5-15; Gálatas 1:6-9; Hebreos 13:7-9)"

(pag.1.678 sobre Efesios 2:20)

DIOS LOS BENDIGA
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://principedepaz.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?   

Volver arriba Ir abajo
 
¿FUE EL PRIMER PAPA PEDRO?
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿FUE PEDRO EL PRIMER PAPA, COMO AFIRMA LA IGLESIA CATÓLICA?
» El ultimo papa PEDRO
» Apóstol Pedro - ¿Fue realmente el primer papa?
» SEGUN SAN MALAQUIAS: "PEDRO EL ROMANO" SERA EL ULTIMO PAPA
» Pedro el Romano, EL ULTIMO PAPA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
PRINCIPE DE PAZ :: ESTUDIOS-
Cambiar a: